ES/EN
Natalí Olac-Farfán
19.07.21
Querétaro, México
Una pandemia, un desempleo, una mudanza, un chingadazo que dejó una pata rota, una inmensa culpa por crearle una carga extra de trabajo de cuidado a mi mamá por unos meses y un país caótico en guerra con las mujeres. Al final, un año lleno de talleres, aprendizajes, nuevos proyectos feministas, fortalecimiento de viejas amistades, creación de redes en línea, poder volver a caminar en la arena y sentir el mar en los pies. ¡Seguimos resistiendo!